Es posible que casi todo lo que sepas sobre el avance de las energías renovables esté ya anticuado. El sector está viviendo una auténtica revolución. Continuos incrementos en la potencia eléctrica instalada a escala global y continuas mejoras tecnológicas, rompen con todos los pronósticos. Las energías renovables representan ya el 45% de la nueva potencia eléctrica instalada y parecen estar dispuestas a iluminar el mundo.

Energías renovables. Energía eólica.

Fotografía de Pablo Sampayo Fernández de San Mamed

 

Antes de comenzar, mencionaré brevemente cuáles son las seis mejores energías renovables. Están valoradas según su huella ecológica, su impacto sobre el calentamiento global terrestre y los beneficios para la salud humana. Fue realizado por el ingeniero Mark Jacobson de la Universidad de Stanford:

  1. Energía eólica (genera electricidad a partir del viento).
  2. Energía solar concentrada (genera electricidad concentrando una gran cantidad de luz solar sobre una superficie pequeña empleando espejos o lentes).
  3. Energía geotérmica (consiste en el aprovechamiento natural del calor del interior de la tierra).
  4. Energía mareomotriz (genera electricidad mediante un alternador aprovechando las mareas).
  5. Paneles solares fotovoltaicos (generan electricidad mediante luz que incide en ellos mediante el efecto fotoeléctrico).
  6. Energía undimotriz (genera energía mecánica a través del movimiento de las olas).

Ahora, es necesario explorar los motivos por los que viene dada la revolución de las energías renovables:

  1. Caída de los costes debido a los avances tecnológicos en materia de renovables.
  2. Dos gigantes como son China e India apuestan por estas energías.
  3. El compromiso político que suponen acuerdos como el de París en la XXI Conferencia sobre Cambio Climático (COP 21).
  4. En los últimos años, las tecnologías solar fotovoltaica y la eólica han dado grandes pasos en cuanto a competitividad. En algunos casos, incluso más competitivas que algunas fuentes energéticas tradicionales a la hora de generar electricidad. Desde el 2009 los costes de construcción de nuevas plantas solares fotovoltaicas se han reducido alrededor de dos tercios. Por otra parte, los costes de la eólica (una tecnología más madura) han caído un 33% desde el año 2000.
  5. Otro factor importante es el desarrollo de las economías emergentes. Se calcula que todavía hay entre 1.200 y 1.500 millones de personas que no tienen acceso a energía eléctrica en el mundo. Las energías renovables ofrecen múltiples ventajas para estos países. Al tratarse de energías de producción local, reducen los costes derivados de las importaciones y del transporte de energía, a la par que se generan actividad económica en el mismo país. La AIE (Agencia Internacional de la Energía) estima que dos terceras partes de la expansión de la electricidad precedente de fuentes renovables hasta el año 2020 procederá de economías emergentes o en vías de desarrollo, principalmente de China (40% del total).
  6. Existe un consenso general a escala global sobre la necesidad de llevar a cabo políticas que frenen el cambio climático. Entre ellas, las energías renovables juegan un papel crucial. De la cumbre de París salieron compromisos concretos sobre reducción de emisiones en los próximos 10-15 años y el genérico de asunción del camino hacia la completa descarbonización. Sin embargo, en época de crisis o de vacas flacas los países suelen preocuparse más por las finanzas internas que por el bien común de la humanidad.La búsqueda de financiación es uno de los principales problemas que deben afrontar los proyectos de energías renovables. Una barrera que en ocasiones es infranqueable y que acaba lanzando por la borda empresas prometedoras. Los bancos y otros prestamistas continúan dejando dinero con cuentagotas y con condiciones muy estrictas. La inestabilidad legislativa que reina en países como España no ayuda en este sentido. Y la situación no tiene visos de mejorar.

La atomización del mercado de las renovables, sembrado de pequeños proyectos aquí y allá, no casa del todo con el espíritu bancario. Éstos son más proclives a financiar instalaciones más grandes y/o de evaluación técnica un poco más asequible.

Por suerte, hoy en día existen alternativas a los modos tradicionales de conseguir capital. Las energías renovables asisten a un momento de madurez en el que ya se perfilan como alternativas solventes y muy reales. Amén de estar más alineadas con la transformación digital que viene, y ser mucho más coherentes con la nueva economía. Entonces, el marco actual ya es el oportuno para que los inversores se sientan cada vez más atraídos. Los costes de generación cada vez más bajos, los altos niveles de eficiencia y la buena curva de aprendizaje de esta industria están atrayendo cada vez más miradas, entre ellas la de la economía colaborativa.

Las fórmulas de crowdfunding y crowdlending están prosperando entre la pequeña y mediana empresa como nueva vía de financiación,  más allá de los bancos o las entidades financieras al uso. En ellas, los proyectos pequeños y medianos pueden pedir dinero a un colectivo  grande y diverso de personas a cambio de un retorno económico acordado en un contrato de préstamo. Este varía en función de la solvencia del proyecto, calculado por el departamento de riesgo de la empresa de crowdlending. Las ventajas para una y otra parte del acuerdo son notorias.

Energías renovables. Energía eólica.

Fotografía de Pablo Sampayo Fernández de San Mamed

 

Pablo Ramos Figueroa

Comunicación y Marketing

¿Te ha sido de utilidad el artículo?
[Total: 3 Average: 5]